Las indemnizaciones por accidentes de moto

2019-01-11T11:00:46+00:00

La cifra de víctimas por accidentes de motocicletas en las vías públicas es una de las más altas, según las estadísticas expuestas por la DGT. La mayoría de accidentes de este tipo suelen acabar siendo mortales o con consecuencias bastante graves para los afectados.

En la gran mayoría de ocasiones, las causas de estos accidentes suelen recaer en los conductores de automóviles de mayor calibre como pueden ser los turismos o los camiones, entre otros. Numerosos de estos vehículos ocupan lugar en otros carriles o incumplen las normas de circulación. Esto obliga a los conductores de motocicletas y ciclomotores a realizar movimientos bruscos que pueden desembocar en caídas o choques especialmente perjudiciales para ellos. Por ello, el Real Decreto legislativo 339/1990 del día 2 de marzo, estipula que la mitad de estos siniestros poseen culpa y responsabilidad por parte del resto de vehículos presentes en la vía. Esto es lo que sucede en la mayoría de los casos. No obstante, los motoristas también son responsables de despistes que les pueden llevar a caídas fatales, así como un mal estado del vehículo o de la vía circulatoria.

Por todas estas causas, las consecuencias de estos accidentes pueden ser fatídicas y pueden desembocar en distintos tipos de daños. Esto perjuicios pueden ser de dos tipos: personales o físicos, y materiales.

  • Personales o físicos:

Los daños físicos ocasionados a un motorista o conductor de ciclomotores, suelen ser más graves y visibles que los de conductores de cualquier otro medio de transporte. Esto se debe a que están más expuestos y se presentar más frágiles y vulnerables con respecto a caídas y golpes puesto que su cuerpo queda en pleno contacto con el exterior y dispone de menor tipo de protección. Las zonas principalmente afectadas son las cuatro extremidades y la cabeza (los golpes en esta última suelen ser los responsables de que la mayoría de los accidentes sean mortales). Otros daños, pero de carácter menos grave pueden ser las cicatrices o quemaduras que queden permanentes en la piel.

 

 

  • Materiales:

Se consideran daños materiales la perdida o destrozo de objetos personales como bien puedan ser teléfonos móviles, relojes, ropa o gafas de sol u otros accesorios, así como los daños ocasionados al propio vehículo que en la mayoría de ocasiones de colisión entre un turismo y una motocicleta, esta puede ser declarada siniestra, por lo que la indemnización cubriría el pago de otra que se encuentre en las mismas condiciones que la accidentada antes del siniestro.

Para formalizar el reclamo de la indemnización es importante el atestado policial, así como el parte de lesiones que será redactado por un médico. En el atestado policial es conveniente contar con el testimonio de testigos que hayan presenciado los hechos, ya que en un primer momento los conductores de motocicletas suelen ser considerados culpables debido a su temeridad a la hora de circular por las carreteras.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.